Mujeres desnudas: En Caso De Que son feas, todo bien; si son lindas, todo mal


Mujeres desnudas: En Caso De Que son feas, todo bien; si son lindas, todo mal

Permite casi dos anos hubo en cualquier el pais un desnudo femenino enorme al que se denomino “el tetazo”, que se organizo como secuela de la amonestacion que se aplico a unas banistas que hicieron topless en la playa no habilitada para ello.

Por Daniel Gentile

Reaccionaron altamente las autoridades de la provincia sobre Santa Fe cuando se conocio que unas chicas habian improvisado un discreto topless en un boliche de noche. La fiscalia sobre furor sobre genero asi­ como el Ministerio Publico de la resguardo intervinieron carente dilacion identificando al duei±o del local, derivando a las jovenes a equipos sobre psicologos y psicologas, y prometiendo acciones excesivamente duras de impedir en el manana aquellos fabricados. Las medios hablaron del “repudiable” evento que consistio, Conforme ellos, en que las chicas se quitaron la ropa an intercambio de vino espumante. Seri­a la forma que posee la prensa docil sobre decir que intervinieron por su voluntad en un concurso sobre belleza y no ha transpirado erotismo que tenia igual que premio esa bebida. Maniobras periodisticas, mas o menos torpes o mas o menor sutiles, de documentar ideologizando. A poca distancia del boliche en disputa, no cuatro o cinco chicas, sino varias decenas, protagonizaron no hace bastante desnudos totales, nunca en un espacio particular sino en las calles desplazandolo hacia el pelo en las plazas. Se trataba sobre manifestaciones de protesta en las que despojarse sobre la vestimenta de forma grotesca seri­a el arma que utilizan las feministas para combatir el oponente al que denominan “heteropariarcado”. En este caso, el gobierno no reacciono sino que acciono. Lo hizo, igual que habitualmente ocurre en al completo el pais, promoviendo esas marchas por mediacii?n de las multiples “secretarias de genero” de las que sangran todo el mundo los erarios publicos. Lo personal hicieron las medios acolitos, celebrando ese estilo de guerra contra el “machismo”. Hace casi dos anos de vida hubo en al completo el pais un desnudo mujeril grande al que se denomino “el tetazo”, que se organizo como secuela sobre la amonestacion que se aplico a unas banistas que hicieron topless en una playa no habilitada de ello. Se trato, realmente, sobre una maniobra urdida muy torpemente Con El Fin De originar aquella demostracion nacional. En caso de que observamos fotografias de los diversos fabricados seguidores, advertiremos las diferencias dentro de el primer desnudo (el del boliche), y no ha transpirado las otros. En el primer caso vemos chicas bastante bonitas con cuerpos bellisimos, exhibiendolos con sensualidad, con el proposito tan indisimulable como genuino de agradar a la concurrencia masculina. Por una diferente parte, seri­a indiscutible que el placer es correspondido: esta clarisimo que disfrutaron tanto las varones que observaron el show igual que las jovenes hembras que lo protagonizaron. Sobre eso se prostitucion el erotismo. En los desnudos masivos callejeros en los que se apilan decenas de feministas, lo que predomina es el grotesco asi­ como la fealdad. No seri­a tanto que sean hembras feas, sino que se proponen mostrarse desagradables, y no ha transpirado lo consiguen. Se han Ya igual que objeto destruir “estereotipos sobre belleza”, lo que, correctamente traducido, significa que quieren dinamitar, con furia, lo que la generalidad de los varones disfrutamos de estas chicas: la cadencia, la dulzura, la suavidad de las clases. ?Por que? Precisamente por eso, por motivo de que odian la delicadeza sobre su sexo en la grado en que puede quedar placentera de el execrado hombre. Al gobierno, a la Fiscalia sobre brutalidad sobre Genero, al ocupacion Publico sobre la Defensa y a los medios sobre comunicacion, estos desnudos masivos nunca les molestan. Las apoyan desplazandolo hacia el pelo los aplauden. Al ganancia de estas diferencias esteticas desplazandolo hacia el pelo de estas motivaciones politico-ideologicas ya senaladas, esencialmente las casos son identicos: chicas que por la causa o por una diferente se desnudan voluntariamente ante diferentes individuos. En un caso, en un ambito cerrado y intimo; en los otros, en sitios publicos. Nunca es casual la tan disimil conducta del establishment ante hechos sustancialmente iguales. El feminismo se ha propuesto promulgar normas eticas que, en muchos casos han cristalizado en derecho eficaz. La moral de esta ideologia, detras de su fachada sobre pretendido desenfado, es rigidamente puritana. Por eso han conseguido la autoproscripcion de los ti­picos concursos sobre atractivo, a los que proyectan prohibir por normativa, asi­ como por el identico finalidad, pobre el pretexto de “prevenir la trata”, han consumado la desaparicion del cabaret, cuya esencia era la exaltacion sobre la encanto de las bailarinas. Ese puritanismo se raja, esa rigidez desaparece, cuando decenas o miles sobre mujeres se disponen a manifestar que feos desplazandolo hacia el pelo grotescos podri­an acontecer las cuerpos desnudos, que eficiente puede ser ese torpe exhibicionismo de desagradar y no ha transpirado molestar a quien han senalado igual que el oponente a vencer: el hombre heterosexual, al que, como sujeto colectivo, han bautizado con el horrible neologismo “heteropatriarcado”. De el feminismo, la femina que se desnuda en publico para repudiar al chivo expiatorio escogido, ejecuta un acto plausible y no ha transpirado inclusive revolucionario. La que lo hace de brindar placer a ese oponente, es logicamente la traidora, pero sobre todo una victima que deberia ser defendida sobre las ojos hambrientos del macho.


Like it? Share with your friends!